Detectan contaminación radiactiva en peces del lago Embalse

Con el objetivo de investigar el impacto de las descargas radiactivas de la Central Nuclear Embalse en la fauna ictícola de la cuenca del río Ctalamochita, se enviaron muestras de tarariras a laboratorios de Francia y del Reino Unido que detectaron tritio (una forma radiactiva del hidrógeno) en valores 70 veces superior al nivel natural típico

Laboratorios de Francia y del Reino Unido detectaron contaminación radiactiva en peces del lago Embalse.

Los periodistas Cristian Basualdo y Silvana Buján enviaron una muestra de pescado del espejo de agua al laboratorio de la CRIIRAD (Commission de Recherche et d’Information Indépendantes sur la Radioactivité). Se trata de una asociación sin fines de lucro con sede en Francia, que tiene su propio laboratorio de análisis, independiente del Estado francés, de los operadores nucleares y de cualquier partido político.

El ejemplar enviado fue una tararira que ocupa el sitio más alto de la cadena alimenticia del ecosistema del lago. Cabe aclarar que la Central Nuclear Embalse descarga rutinariamente cantidades considerables de tritio, una forma radiactiva del hidrógeno que supone un peligro para la salud humana si ingresa al organismo.

La actividad de tritio ligado orgánicamente fue de 154 bequerelios por litro (Bq/L) de agua de combustión, un valor más de 70 veces superior al nivel natural típico, que suele ser inferior a 2 Bq/L.

También se detectó actividad de carbono-14 (un isótopo radiactivo del carbono que, de manera similar al tritio, se incorpora a moléculas orgánicas en plantas y animales) fue de 323 Bq de carbono-14 por kilogramo de carbono estable, es decir, un valor casi un 50% superior al nivel natural actual, que suele ser de unos 200 a 220 Bq/kg de carbono estable.

El agua tritiada (HTO), que es, por supuesto, radiactiva, tiene las mismas propiedades que el agua común, es incolora e inodora, y se comporta de la misma manera en el ambiente. El tritio puede llegar a las personas por diversas vías, por ejemplo, en la localidad de Embalse el agua tritiada sale de las canillas. “El tritio es único en esto: hace que el agua, la materia de la vida, la mayor parte de la masa de los seres vivos, sea radiactiva. Y, por lo tanto, hace que los alimentos sean radiactivos”.

Nucleoeléctrica, la empresa estatal que opera las centrales nucleares argentinas, efectúa monitoreos radiológicos que incluyen el tritio en las aguas ambientales. Comparando los registros oficiales con la información de otros países, los periodistas que enviaron la muestra a los laboratorios, llegaron a la conclusión que el río Ctalamochita presenta las concentraciones de tritio más altas del mundo.

La empresa estatal reconoce que “la incorporación de niveles significativos de tritio en el organismo por contaminación es un problema grave”.

El problema está en lo que considera Nucleoeléctrica como «niveles significativos» puesto que, al igual que la Organización Mundial de la Salud, considera que 10.000 Bq/L es el nivel de calidad del agua potable exigible.Por su parte, el Foro Ambiental Córdoba presentó a la Comisión Nacional de Alimentos una solicitud para que actualice a 100 Bq/L (valor) la normativa sobre el tritio en el Código Alimentario Argentino. “Debería existir normativa que sea más restrictiva y que de alguna manera implique que la propia Nucleoeléctrica tenga que ser mucho más autoexigente con respecto a las emisiones”, dijo Federico Kopta, presidente del Foro Ambiental Córdoba.Respecto a la problemática de contaminación radiactiva en peces del lago Embalse, la empresa estatal se limitó a anunciar el inicio de “un estudio de factibilidad de una planta de separación de tritio del agua pesada”, el proyecto se enfoca fundamentalmente “en la reducción de dosis ocupacionales y ambientales ligadas a la gestión de tritio generado como parte del proceso operativo de la central”.»La Central Nuclear Embalse debe reducir sus emisiones de tritio al ambiente. Las autoridades deben medir el tritio ligado biológicamente en las muestras ambientales, realizar estudios adicionales, y desarrollar políticas que monitoreen de modo responsable y regular los ambientes acuáticos de la principal reserva de agua dulce de la provincia de Córdoba. Entendemos que es un rol ineludible del Estado la protección de la salud de la población, pero quien no mide, no conoce. Y quienes no conocemos, no podemos protegernos».-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *